De desecho a material de construcción sostenible; el hempcrete

La relación entre el cultivo del cáñamo y la humanidad es larga. Los hallazgos arqueológicos indican que ya se cultivaba hace más de 4.000 años en China para producir papel, tela, cuerda y aceite a partir de sus semillas. Por su amplia variedad de usos y aplicaciones, ha sido considero un producto atractivo a lo largo de la historia.  Las semillas y flores de cáñamo se utilizan en alimentos saludables, medicinas y productos de belleza orgánicos, mientras que las fibras y tallos de la planta de cáñamo se utilizan para fabricar ropa, papel y biocombustible.

«El cáñamo es una planta versátil, ya que sus diversas partes, desde el tallo hasta la flor, pueden teóricamente ser utilizadas para nuestra casa, como para vestirnos”

Hoy, un producto de desecho del procesamiento de la fibra de cáñamo, las llamadas astillas de cáñamo, se utiliza para crear materiales de construcción sostenibles como el hempcrete.

El cáñamo como material constructivo

Algunos expertos ya auguran que las nuevas viviendas del futuro van a ser más ecológicas gracias a un nuevo material que se denomina Hempcrete, un material de construcción que revoluciona la arquitectura ecológica.

El hempcrete es ya, un material de construcción relativamente extendido en muchos países del mundo. Pero, ¿Qué es el Hempcrete?

Hempcrete es un hormigón bioagregado, liviano y no estructural, un material de construcción duradero y ecológico.

El hempcrete o ladrillo de cáñamo, es una combinación de las palabras en inglés hemp (cáñamo) y concrete (hormigón). Es el resultado de una mezcla singular de fibras vegetales de cáñamo industrial (Que no hay que confundir con las plantas tradicionales de marihuana o la de los usos de marihuana medicinal), cal hidráulica natural (en la mayoría de casos) con una mezcla de minerales y agua.

Cuando el carbonato de calcio se calienta a 900 ºC, se consigue óxido de calcio, lo que conocemos como cal viva. Mezclando este polvo adecuadamente con agua y fibras de cáñamo que contienen un alto contenido de sílice que se encuentra naturalmente en las partes leñosas de la planta de cáñamo permite que se adhiera muy bien a la cal.

El agente aglutinante de cal utilizado en el cáñamo se encuentra en forma de hidróxido de calcio, que luego comienza a absorber dióxido de carbono de la atmósfera para crear carbonato de calcio o piedra caliza. Esto significa que el hempcrete no solo es duradero, sino que además es un material de carbono negativo.

El hempcrete, una vez fundido requiere mucha menos agua que el cemento tradicional para su curado, por lo que el ahorro de agua en comparación con el hormigón tradicional es considerable.

Todo el ciclo de vida del hempcrete como material de construcción es amigable con el medio ambiente, llegando a ser reutilizable después de la demolición de la construcción, además, su estructura transpirable regula la temperatura y la humedad de un edificio, reduciendo el consumo de energía. El material es muy resistente al fuego, ofrece un elevado confort térmico (El cáñamo como aislante es equivalente a la lana de roca o vidrio), acústico, es transpirable, flexible o prácticamente impermeable a las termitas, es naturalmente resistente tanto al moho como a las plagas. En caso de incendio, la capa de cal proporciona una resistencia al fuego adecuada para que los habitantes puedan evacuar. También reduce la propagación del fuego y el riesgo de inhalación de humo porque se quema localmente y sin generar humos. El hempcrete no causa ningún problema cutáneo ni respiratorio y también es permeable al vapor, lo que crea un ambiente interior saludable. Su estructura liviana y las bolsas de aire creadas entre las partículas hace que además sea resistente a sismos y que funcione efectivamente como aislante térmico.

El cultivo del cáñamo requiere de menos agua, pesticidas y fertilizantes que otros cultivos, es fácil y rápido de cultivar en casi cualquier parte del mundo y entrega dos cosechas por año. A medida que crece, secuestra CO2, previene la erosión, detiene naturalmente el crecimiento de malezas en su entorno y también desintoxica el suelo. Lo que queda después de la cosecha se descompone en el suelo, proporcionando valiosos nutrientes y haciendo del cáñamo un cultivo de rotación beneficioso para los agricultores.

Las tendencias actuales responden a poder construir estructuras más eficientes con métodos ecológicamente responsables dando cabida a lo que algunos denominan la arquitectura ecológica, que es responder al equilibrio necesario entre el hombre y el medio ambiente desde la optimización del elemento constructivo. El hempcrete ofrece calidades y cualidades que pueden ayudar mucho a lo que denominamos arquitectura ecológica, sustentable, bioconstrucción o como queramos denominar personalmente.

Si te ha gustado el artículo compártelo. Déjanos tu opinión o comentario, nos gusta tener en cuenta tus opiniones sobre los temas que tratamos en este blog.

Bibliografía. https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/959595/las-multiples-cualidades-del-hempcrete-como-material-natural-sostenible

 

 

 

Resumen
Nombre del artículo
De desecho a material de construcción sostenible; el hempcrete
Descripción
Un producto de desecho del procesamiento de la fibra de cáñamo, las llamadas astillas de cáñamo, se utiliza para crear materiales de construcción sostenibles como el hempcrete.
Autor
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *